En Murillo Carrascal, S.L. venimos criando un CERDO IBERICO, cuya característica más destacable es la infiltración de grasa en el paquete muscular del animal, facilitada por el ejercicio que desarrolla en la época de la “montanera”, periodo durante el cual las piaras recorren la dehesa. Se consigue así la transmisión, a sus productos derivados, de unas cualidades de aroma, sabor, color, infiltración, jugosidad, ternura en cantidades y calidades óptimas.

Constituye un sistema extensivo en el que sus producciones naturales: bellota, pastos, especies arbóreas y plantas aromáticas, son alimentos especialmente aprovechados por el porcino ibérico, representando el hábitat por excelencia para la perfecta crianza de esta raza.

Llegado al fin de su periodo de crecimiento y engorde, y alcanzado el punto óptimo de su desarrollo, se inicia para el Cerdo Ibérico un proceso de elaboración que representa su transformación en los más exquisitos manjares.

Estos productos son verdaderas delicias del arte chacinero, oficio de maestros legendarios, que han sabido mantener generación tras generación unos saberes seculares que han llegado hasta nuestros días.

En la trilogía para conseguir estas calidades sorprendentes, a la Raza Ibérica y a la Dehesa Extremeña se añaden la Técnica y el Arte Tradicional de la curación y todos los progresos y desarrollos que las Nuevas Tecnologías en materia higiénico-sanitarias y tratamiento del frío ofrecen.
Todos los procesos de industrialización se realizan cumpliendo de la forma más rigurosa las normas higiénico-sanitarias vigentes de la U.E.

Al disponer de ganadería propia, con suficiente producción para cubrir todas sus necesidades industriales y comerciales, en Murillo Carrascal controlamos la selección y alimentación, y aseguramos con total garantía la Homologación plena de sus diversos productos: jamones, paletas, lomos y embutidos. La producción ganadera de Murillo Carrascal se desarrolla en el área más representativa de la Dehesa Extremeña, Ecosistema que constituye un modelo ejemplar de conservación de un Bosque Mediterráneo, situado en las estribaciones occidentales de Sierra Morena, en el sur de la provincia de Badajoz.